La Semana Santa de 2020 permanecerá en la memoria de millones de personas en el mundo. Ha sido una semana histórica porque el éxito de la misma no residía en si superábamos los movimientos de largo recorrido o si disminuíamos la cifra de la siniestralidad vial respecto al año anterior. No, esta Semana Santa, el éxito era quedarnos en casa y no desplazarnos a segundas residencias, tal y como la inmensa mayoría de ciudadanos ha realizado.

El confinamiento al que estamos sometidos ha tenido su reflejo en las carreteras, tal y como demuestran los datos registrados por la DGT. Durante los once días que hubiera durado la operación Semana Santa se han producido 2,1 millones de desplazamientos, lo que supone un descenso del 86%, respecto a los 14,9 millones de movimientos de largo recorrido que se produjeron en la Semana Santa de 2019. Este descenso es más acusado en vehículos ligeros, llegando a un -92,22%.

Este descenso en los desplazamientos de largo recorrido, ha tenido un reflejo en la siniestralidad, donde en estos once días se han producido 9 accidentes mortales, en los que han fallecido 13 personas. El año pasado se produjeron 27 accidentes mortales en los que fallecieron 27 personas.

Ver información completa