El proyecto de transformación del 2+1 en la N-121-A dará un salto en otoño, presumiblemente a finales de octubre, con el arranque de la  obra proyectada entre Oronoz-Mugaire y la boca sur del túnel de Arrigaztelu, en Sunbilla. Corresponde al tramo cuatro de los cinco en que se  divide la actuación en la principal ruta de conexión entre Pamplona y la frontera francesa. Con su ejecución a lo largo de 11,5 kilómetros y  durante 18 meses, el proyecto de tres carriles –el central será alterno para los dos sentidos de la circulación- añadirá un nuevo elemento al nuevo trazado, que suma desde febrero dos sectores en obras: rotonda de los túneles de Ezcaba-Olave; y Olave cruce de Lantz.

La apuesta por el cuarto tramo, ratificada ayer por el Gobierno de Navarra con su autorización para contratar las obras por un importe  orientativo de 26,2 millones de euros, dejará un hueco sin cambios entre Lantz y Oronoz-Mugaire. Este tercer tramo incorpora los túneles de Belate, con el desafío técnico añadido que supone la adaptación del futuro trazado a la duplicación de las galerías. El calendario pospone su desarrollo.

Más información en el Diario de Navarra – 17/06/2021 * Por Natxo Gutiérrez