El Departamento de Cohesión Territorial, a través de la Dirección General de Obras Públicas e Infraestructuras, ha licitado por valor de 400.000 euros el contrato para la sustitución de terminales en las barreras metálicas de contención, comúnmente llamados quitamiedos.

Las obras que se llevarán a cabo este año suponen un total de 310 kilómetros y tendrán una duración de 6 meses. Los trabajos consisten en adaptar los extremos de estos elementos de contención, de manera que los bordes no presenten aristas agresivas frente a las colisiones longitudinales en salidas de vías en las que las barreras pudieran penetrar en el habitáculo de los automóviles.

El proyecto va a incidir sobre los elementos preexistentes modificando sus extremos para evitar este tipo de riesgos. No está prevista la colocación de tramos de doble onda, salvo en el caso de que la fracción central se sitúe a un nivel significativamente bajo respecto al rasante de la carretera.

Más información