Menos accidentes, menos heridos. ¿Sabía que, en promedio, solo conducimos el 25% del tiempo por la noche, y sin embargo el 50% de las muertes por accidentes ocurren después del anochecer? Sin mencionar que cuando llueve, aumentan las posibilidades de estar involucrado en un siniestro de tráfico.

Por eso es muy importante el tipo de señalización horizontal de la vía. Las marcas viales retrorreflectantes que no se ven cuando llueve no reflejan luz a los conductores, lo que prácticamente las hace desaparecer.

Se ha demostrado que aumentar la visibilidad de las señalizaciones en el pavimento, especialmente en condiciones de oscuridad, o lluvia y humedad, reduce los accidentes. Y las estadísticas muestran que los conductores tienen muchas más probabilidades de verse involucrados en un accidente nocturno, o de conducir en carreteras mojadas y lluviosas. Mejorando las carreteras ayudamos a los conductores a conducir mejor, reduciendo accidentes, lesiones, muertes, y costes.