El Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos propone un gran plan de inversión pública para reactivar la economía y contribuir así a la reconstrucción económica tras la pandemia. La primera fase del plan debería dedicar al menos un 2% del PIB a obras públicas, trabajos de ingeniería y construcción, con el objetivo de rescatar los proyectos pendientes y relanzar la actividad productiva, con influencia directa en el empleo.

Los ingenieros consideran que la recuperación de la economía solo será posible con un “ambicioso” programa de inversión pública en infraestructuras, de obras y servicios públicos, que incluya la conservación de infraestructuras, la vivienda, los equipamientos, la rehabilitación y los servicios sanitarios, entre otros. Al mismo tiempo, se debe reforzar y adelantar el ritmo de las licitaciones y adjudicaciones públicas en ingeniería, obra pública y construcción.

Noticia completa en El Vigía