La empresa pública Infraestructures.cat, dependiente de la Consejería de Economía de la Generalitat de Cataluña, ha propuesto adjudicar a cinco constructoras el carril bus y la vía ciclista entre los municipios de Castelldefels y Comellà, en el Baix Llobregat. Se trata de la remodelación de la carretera local C-245, dividida en cinco lotes.

El importe total de las ofertas seleccionadas asciende a 26,2 millones (sin IVA), lo que supone una rebaja del 10% sobre el precio de licitación. La madrileña Lantania, la catalana CRC y Dragados (ACS) son los grupos que han obtenido los lotes de mayor importe -entre seis y siete millones de euros- correspondientes a las actuaciones en los municipios de Viladecans, Sant Boi y Castelldefels, respectivamente.

Además, han ganado las también catalanas Copisa, con 3,8 millones por el tramo de Gavà, y Copcisa, con 2,2 millones por la parte que discurre por Cornellà.

Las obras tienen un periodo de ejecución de entre ocho meses y dos años. Esta adjudicación es la primera de una obra de cierta magnitud desde que estalló la crisis del coronavirus.

Más información – Noticia diario Expansión