La Consejería de Fomento, Infraestructuras y Ordenación del Territorio ha iniciado un plan extraordinario para mejorar el estado de los más de 10.500 kilómetros de carreteras de titularidad autonómica. Un informe elaborado por los técnicos de la Dirección General de Infraestructuras y presentado al Consejo de Gobierno revela que cerca de 1.800 kilómetros de vías se encuentran muy deteriorados como consecuencia de los escasos niveles de inversión en materia de conservación entre 2008 y 2018. Para contrarrestar esta situación, ya se han aprobado este año partidas extraordinarias para la mejora de la seguridad vial por 49,5 millones de euros, que se suman a los 133 millones que se habían incluido en los presupuestos de 2020 para conservación.

El informe achaca el importante deterioro en 1.817 kilómetros de carretera a la histórica baja dotación presupuestaria para tareas de conservación preventiva, con un descenso de la inversión de un 50% entre 2008 y 2018. La situación actual exige llevar a cabo un ambicioso programa de mejoras de los firmes de las carreteras que presentan un peor estado y mayores niveles de tráfico. Las actuaciones de este plan de choque redundarán en la seguridad vial, la comunidad y calidad de la circulación, el ahorro de combustible y la reducción de emisiones de gases contaminantes, entre otros factores.

Más información