Este año no habrá procesiones, ni retenciones, ni playas… ni montañas llenas, ni pueblos repoblados temporalmente. Este año, la Semana Santa es diferente y la Dirección General de Tráfico (DGT), fiel a su cita anual, aunque sea de forma excepcional y desconocida en sus 60 años de historia, quiere acercarse a los ciudadanos, no para recordar la importancia del uso del cinturón de seguridad o del peligro del uso del teléfono móvil al volante.

No, en esta ocasión, es para agradecer a los ciudadanos el ejercicio de responsabilidad que están teniendo durante estas semanas quedándose en casa y ayudando así a salvar vidas.

A través de una cuña radiofónica y un vídeo que se puede ver en redes sociales y medios digitales, la DGT da las gracias a los millones de ciudadanos que se están quedando en casa, en unos momentos difíciles y en los que la responsabilidad y el confinamiento son esenciales para reducir la propagación del virus.

Descargar nota de prensa completa