La firma castellonense Becsa ha logrado la integración de grafemo en sus mezclas bituminosas, lo que mejora de manera sustancial su durabilidad, según ha informado en un comunicado. Su uso en firmes asfálticos fabricados a menor temperatura con una alta tasa de reciclado, ha supuesto otro logro significativo en el proyecto de investigación. El uso de este tipo de pavimentos permite disminuir las emisiones de CO2 durante su fabricación a la vez que reducen el consumo de recursos naturales potenciando la economía circular.

El proyecto Graphos compuesto por un consorcio de empresas de diversos sectores productivos, busca la inclusión del grafeno en sus procesos productivos y aplicaciones industriales para tratar de transferir algunas de las grandes capacidades y funcionalidades de este material a multitud de productos industrializados.

Ver noticia de El Mundo