El 30 de diciembre de 2017 se puso en servicio la ampliación del puente de Rande, con dos carriles adicionales para cada sentido. Estos dos carriles, que se sumaron a los cuatro construidos inicialmente, se realizaron por el exterior de las pilas. Esta complicada geometría obligó a adoptar medidas singulares y diferentes para cada sentido en caso de incidencias.

Ahora, esta obra de ampliación, por su singularidad y complejidad, ha recibido el Premio al “Mejor Proyecto ITS en la Infraestructura 2019”, otorgado por ITS España.

El galardón se ha entregado durante el Acto de Clausura del XIX Congreso Español de Sistemas Inteligentes de Transportes, que ha tenido lugar en Madrid del 1 al 3 de abril.  Los encargados de recoger la distinción han sido: el Director del Centro de Gestión de Tráfico del Noroeste y Director del Estudio, Ramiro Martínez Rodríguez; el Inspector de Construcción de las Obras de Ampliación del Puente, Pablo Domínguez Gómez (Ministerio de Fomento); y el Director de Construcción de las obras, José César Canal Fernández (AUDASA).

La singularidad de este proyecto radica en la aplicación de protocolos de actuación en caso de incidencia en túneles a un puente singular, protocolos que hasta el momento se venían aplicando exclusivamente en obra subterránea.

El “Manual de Explotación del Puente de Rande”, redactado por el equipo de ICEACSA, incluye los análisis de riesgo que son preceptivos en este caso, así como los protocolos de comunicación y actuación en caso de que se presente alguna incidencia.

Se trata también de un caso de éxito y ejemplo de la coordinación y cooperación entre administraciones, en este caso, entre la Dirección General de Tráfico, Ministerio de Fomento y AUDASA, Concesionaria de la Autopista AP-9 Ferrol – Frontera Portuguesa.

El puente de Rande es un puente atirantado abierto al tráfico en 1981 y que forma parte del tramo Pontevedra–Vigo de la Autopista AP-9. Une los municipios de Redondela y Moaña, y está formado por una plataforma central y dos viaductos de acceso con una longitud total de 1.558 metros, siendo el central un puente metálico atirantado que descansa en dos pilares ubicados en el lecho de la ría y con una altura de 128 metros sobre el nivel del agua. Las pilas están cimentadas de forma directa sin modificación del fondo rocoso. El tramo central tiene una luz de 400,14 metros y se sitúa a una altura de 48 sobre el nivel del mar, los laterales tienen una luz de 147,42 metros. En el momento de su inauguración en 1981 era el puente atirantado de mayor longitud del mundo.