La Diputación Foral de Gipuzkoa activará en los próximos meses la ejecución de cuatro proyectos “clave” para la movilidad viaria en el territorio, en el marco de su “compromiso y determinación” porque “la inversión pública” actúe como “motor” de la reactivación económica en la salida de la crisis generada por la pandemia de la COVID-19. Así lo ha anunciado este 27 de noviembre el diputado general, Markel Olano, en una presentación en la que ha anunciado el inicio en 2021 de las obras de la renovación de la carretera Azkoitia-Urretxu (GI-631), la reforma del túnel de Belabieta en la A-15, la nueva salida/entrada al polígono 27 hacia Astigarraga y del nuevo acceso de la GI-20 a Donostia desde Marrutxipi. La suma de los cuatro proyectos supone una inversión de más de 42 millones de euros.

En una rueda de prensa celebrada junto con la diputada de Infraestructuras Viarias, Aintzane Oiarbide, el diputado general ha afirmado que se trata de proyectos de enorme relevancia cualitativa, porque supondrán una mejora significativa en la fluidez y la seguridad del tráfico en puntos vitales de la red viaria guipuzcoana. “Asimismo, activar la ejecución de estas obras en la actual coyuntura de crisis económica generada por la pandemia, supone impulsar las inversiones públicas como palanca de la actividad económica y del empleo en el territorio”, ha afirmado.

Más información