Ferrovial, a través de un consorcio liderado por sus filiales Ferrovial Construcción y Webber, se ha adjudicado la ampliación de la autopista I-35, ubicada en San Antonio (Texas). El valor del contrato asciende a 1.500 millones de dólares (equivalentes a unos 1.273 millones de euros). El Departamento de Transporte de Texas ha seleccionado a Ferrovial para que lleve a cabo el diseño, la construcción y el mantenimiento de un tramo sin peaje de más de 15 kilómetros a lo largo de la I-35, que incluye la construcción de 29 kilómetros de carriles elevados en viaducto. El proyecto se extiende entre las ciudades de San Antonio, Live Oak, Selma y Schertz, en los condados de Bexar y Guadalupe.  Está previsto que las obras, que comenzarán en 2022, tengan una duración de seis años.

Entre los distintos trabajos que se llevaran a cabo, destacan la construcción de nuevos carriles elevados algunos de ellos de alta ocupación, situados entre la vía principal, y las vías de servicio, y   ocho conectores directos en dos enlaces diferentes; así como la reconstrucción de los carriles de uso general y puentes de la autovía Loop 1604. El proyecto incluye más de 800 vanos de construcción de puentes, 4.500 vigas de hormigón, 15.000 toneladas de vigas de acero y 550.000 metros cuadrados de tableros de puentes.

Más información