El Ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha inaugurado una jornada informativa y de sensibilización organizada por la Dirección General de Tráfico (DGT) en respuesta al llamamiento realizado por Naciones Unidas en el marco de su VI Semana Mundial de la Seguridad Vial, cuyo lema ‘Calles para la vida’ promueve la limitación de la velocidad en vías urbanas a 30 kilómetros por hora, una medida que en España entró en vigor el pasado 11 de mayo.

En su intervención, el ministro ha recordado que desde ese día “España ha pasado a formar parte de un muy reducido grupo de países de vanguardia” que han legislado para reducir la velocidad urbana, medida que en el caso español afecta al 70 por ciento de las calles del país gracias a una normativa “que va a servir de ejemplo para muchos otros países”.

Grande-Marlaska ha explicado que su Ministerio impulsó esta reforma legal, entre otros motivos, porque así lo impulsan organismos internacionales como la propia Naciones Unidas, la Organización Mundial de la Salud o la Unión Europea, y porque así lo solicitaron numerosos ayuntamientos españoles y la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP).

Según datos de la DGT, el riesgo de fallecer como consecuencia de un atropello es del 90 por ciento a 50 kilómetros por hora, porcentaje que se reduce al 10 por ciento si la velocidad del vehículo no supera los 30 kilómetros por hora. Además, ha añadido el ministro del Interior, ayuda a construir “ciudades más calmadas, más saludables, más sostenibles”.

Más información