El consumo de cemento en España ha caído de nuevo en mayo por encima de los dos dígitos, con un descenso del 17,8%. Este dato sitúa los valores absolutos en 1.143.853 toneladas, casi 250.000 menos que en el mismo mes de 2019, según los últimos datos publicados en la Estadística del Cemento.

El reinicio de las obras en mayo, tras el desplome de la demanda que conllevó su parada durante una quincena en abril, no ha reducido la incertidumbre en el mercado ni ha impedido que el consumo continuara reduciéndose en nuestro país, hasta acumular, en los cinco primeros meses del año, una caída del 21,2%, un porcentaje de dos dígitos que nos retrotrae a los peores años de la crisis de 2008. En valores absolutos, el consumo de cemento en lo que va de año no alcanza los cinco millones de toneladas (4.873.684 t) frente a las más de seis del pasado año.

Ampliando la perspectiva a doce meses atrás, los datos del año móvil (junio 2019 – mayo 2020) alertan también de la recesión del mercado, con una caída del 6,6%. Un mercado tan errático dificulta las previsiones sobre el cierre del ejercicio.

Más información