El consumo de cemento en España se ha reducido durante el mes de agosto en un 5,1% respecto al mismo período del pasado año. Esta caída se suma a la vivida en julio, que fue del 3,4%. En valores absolutos, por tanto, se han perdido más de 100.000 toneladas en los meses estivales, situando el consumo acumulado entre enero y agosto en 8.627.274 t, un 13,4% menos que el mismo período de 2019, según los últimos datos de la Estadística del Cemento, presentados el 30 de septiembre por Oficemen.

“En enero de este año, ya pronosticábamos un escenario poco halagüeño, con una ralentización de la construcción, que hacía prever un crecimiento del consumo de cemento de un 2%. No contemplábamos, obviamente, la situación de una pandemia sobrevenida que lastraría las expectativas de todos los sectores económicos a nivel mundial. Las previsiones actuales de nuestro departamento de estudios apuntan cerrar el ejercicio 2020 con una caída entre el 10 y el 12%”, explica el presidente de Oficemen, Víctor García Brosa.

Más información

Presentación