La Diputación de Pontevedra lanzó ayer la tercera fase del Plan Móvese, dotada con 2,7 millones de euros, para impulsar hasta medio millar de actuaciones que van a garantizar la movilidad y la velocidad segura en tramos de carreteras provinciales de 54 ayuntamientos de la provincia.

Concienciada sobre la necesidad de aumentar la seguridad vial en toda su red de carreteras, tanto en las vías de titularidad provincial como local, autonómica o estatal, esta administración ha empezado a trabajar en sus propias vías y está haciendo una replanificación profunda y conceptual de las actuaciones en materia de movilidad, con especial hincapié en la protección de los colectivos más vulnerables: peatones, ciclistas y personas con movilidad reducida.

De ahí este Plan MOVESE (Movilidad y Velocidad Segura), que pretende mejorar la movilidad con actuaciones financiadas al 100% por la institución provincial, y del que ahora comienza una tercera fase.

Las actuaciones de la Diputación se centran en el calmado del tráfico: zonas 30, pasos de peatones sobreelevados (PPS), reductores físicos de velocidad de vehículos (RFVV) en aquellos tramos de las vías que los ayuntamientos consideren oportuno, etcétera.

Más información