Hay nuevas herramientas para continuar mejorando la seguridad vial en nuestras carreteras. Concretamente, dos vías convencionales lucen desde enero de 2017 marcas viales verdes en sus márgenes, que indican actuaciones específicas en materia de control de velocidad y causan en el conductor la sensación de estrechamiento de carril para que levante el pie del acelerador. Según la Dirección General de Tráfico (DGT), que ha establecido un acuerdo con la Junta de Castilla y León, el objetivo es que las carreteras «hablen al conductor».

Dicho acuerdo incluye el refuerzo de los controles de velocidad y la instalación de radares de tramo en las carreteras CL-613 y CL-615. Medidas que, en conjunto, ya han logrado una reducción de un 60% en el número de accidentes con víctimas. En concreto, según los datos de la DGT, en la carretera CL-613 ha habido una reducción interanual (2016-2017) de accidentes con víctimas del 63% y una reducción del 75% en el número de los heridos graves producidos en los accidentes. Y en CL-615 la reducción interanual, en el mismo periodo, ha sido del 59 por ciento en los accidentes con víctimas y del 72% en el numero de heridos graves.

Ver noticia en ABC