El Ayuntamiento de Barcelona y la DGT han presentado los avances en la implantación del sistema Autonomous Ready de ayuda a la conducción. Se trata de dispositivos incorporados en los vehículos que permiten interpretar el entorno (señales de velocidad, presencia de peatones, ciclistas y motoristas) y proteger así a los usuarios más vulnerables del espacio público, según informan conjuntamente ambos organismos públicos. Los dispositivos emiten información que permitirá identificar puntos de riesgo en la ciudad para la mejora de la infraestructura viaria y recoger datos para avanzar en la investigación y el desarrollo del vehículo autónomo.

El objetivo del sistema Autonomous Ready Spain es claro, reducir de forma drástica la siniestralidad en entornos urbanos y certificar el impacto positivo que la tecnología tiene en la defensa del vulnerable. Por este motivo, ya se ha implementado en Barcelona en 170 vehículos en flotas y en 79 autobuses urbanos.

Ver noticia completa