El Gobierno catalán ha publicado las ayudas para la descarbonización de flotas de transporte de viajeros y mercancías por carretera. Pueden optar a ellas grandes empresas, pymes o autónomos. Los taxis, las furgonetas para el transporte de hasta ocho viajeros y las empresas de titularidad pública quedan fuera porque se benefician de otras subvenciones. Las ayudas, de cerca de 22 millones de euros, provienen de los fondos Next Generation de la Unión Europea y están enmarcadas en el Plan de recuperación, transformación y resiliencia.

El objetivo es descarbonizar el transporte profesional, a partir de la renovación de las flotas de vehículos pesados ​​y el impulso de la tecnología eléctrica o de hidrógeno. Las ayudas van destinadas a:

  1. Adquisición de nuevos vehículos de gas, híbridos eléctricos, eléctricos puros o de hidrógeno.
  2. Desguace de vehículos antiguos.
  3. Transformación de motores diesel o gasolina en motores de electricidad, hidrógeno o gas.
  4. Instalación de infraestructuras de recarga para vehículos pesados ​​y para la adquisición de semirremolques para autopistas ferroviarias.

Más información