La red viaria autonómica de Cantabria cuenta con casi 2.000 kilómetros. Exactamente, según la última actualización del catálogo de hace dos años, con 1.984 kilómetros de asfalto de titularidad regional. Se trata en todos los casos de carreteras ordinarias de un sólo carril por sentido. Todas las autovías asentadas sobre suelo cántabro pertenecen al Estado. La del Cantábrico (A-8), la de la Meseta (A-67) y las tres que facilitan el acceso a Santander por todos sus flancos (S-10, S-20 y S-30). Una situación que podría cambiar a medio plazo porque la Consejería de Obras
Públicas tiene en la mesa el proyecto para la construcción de su primera vía de alta capacidad con el objetivo de dar servicio al futuro centro logístico de La Pasiega, el polo industrial llamado a ejercer de motor de la economía regional.

Leer más en el Diario Montañes, por Daniel Martínez