Desde el 4 de febrero de 2019, los más de 100.000 conductores que utilizaban diariamente el Alaskan Way Viaduct pueden circular por el túnel de última generación SR 99 para viajar hacia y desde el centro de Seattle.

El túnel, de 2,8 km de longitud, ha reemplazado al viaducto dado el mal estado que este presentaba. Construido en la década de 1950, el Alaskan Way sufrió daños menores durante el terremoto de Nisqually en el 2001, y fue catalogado como vulnerable al colapso en caso de que se produjera otro terremoto.

Por esta razón, y con la seguridad como su principal objetivo, WSDoT decidió abordar su sustitución, y otorgó el proyecto al consorcio STP (Seattle Tunnel Partners), en el que participaba la multinacional española SICE.

Se trata del túnel de dos pisos más grande de los Estados Unidos. Cuenta con dos carriles de circulación hacia el norte en la plataforma inferior y dos hacia el sur en su plataforma superior. Es también uno de los túneles más inteligentes y más seguros jamás construidos, en parte debido al software de Sistema Avanzado de Gestión de Tráfico de SICE, Sidera, que controla y monitoriza los equipos y los incidentes que se puedan producir.

La ciudad de Seattle celebró la apertura de esta infraestructura con un gran evento que incluyó una ceremonia de corte de cinta, carrera de 8 kilómetros, actividades STEM, caminata y paseo en bicicleta por el túnel, y un festival en el Viaducto, entre otros.

Este proyecto, junto a otros de gran envergadura en los cuales ha participado SICE, como el Túnel del Puerto de Miami en Florida y WestConnex en Australia, posiciona a la empresa y la mantiene como referencia mundial en este ámbito.